Los alisios acarician Valleseco

vallesecoalisios

Las nubes transportadas por los vientos alisios, con el pueblo de Valleseco debajo.

Las nubes vuelan de oeste a este. Es un movimiento antinatura cuando, días como el de hoy, predominan los vientos alisios. Una pared atmosférica invisible les impide engullir una vez más las casas de Valleseco. Entonces giran en dirección a Teror, acarician la loma por la que pasa la carretera general y descienden bruscamente. En cuestión de segundos, la masa blanca desaparece ahogada por el denominado efecto Foehn. Ya es junio y en las medianías del norte comprueban que el cielo sigue siendo azul después de soportar durante meses una niebla que apenas permitía distinguir lo que había en unos metros a la redonda. En esta locura de microclimas que existen en Gran Canaria se puede distinguir nuestro particular clima continental: inviernos fríos y veranos cálidos, con primaveras y otoños casi imperceptibles. Es lo que más o menos ocurre a partir de los 600 metros en la cara norte de la isla. Quienes viven por encima de esta altura guardan estos días la ropa de abrigo y sacan del ropero las prendas idóneas para pasar un estío que llega con la fuerza de todos los años. La vegetación es la primera damnificada: el verdor de los pastos desapareció de un plumazo; el amarillo le sustituye para quedarse hasta octubre, noviembre o diciembre, todo dependerá de las primeras lluvias del otoño. Los lugareños se preparan para unas jornadas sofocantes bajo un calor seco que nada tiene que ver con la humedad que predomina diez kilómetros barranco abajo, ya en la costa, gracias a la venerada o detestada, según se mire, panza de burro. Aquí arriba, trabajar la tierra a partir del mediodía durante estos meses es una tarea poco recomendable y la vida en la calle no se retoma hasta que el sol empieza a hundirse en poniente, momento en el que empiezan a soplar el aire fresco de la noche. Es como si estuviéramos en un pueblo de la meseta castellana si no fuera porque realmente nos encontramos en una isla volcánica situada 1.800 kilómetros al suroeste y en medio del Atlántico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s