A por el EBC (Campo Base del Everest)

Año par: toca poner rumbo a oriente. El periplo será más mochilero que nunca. Por delante, dos semanas para dar miles de pasos hasta intentar rozar el techo del mundo con la yema de los dedos. Regreso a Nepal cuatro años después con una finalidad completamente distinta a la que tenía cuando aterricé por primera vez en el país. Entonces lo hacía en un viaje combinado con India, que además suponía mi primera incursión en el continente asiático. La visita se centró en conocer el trabajo que la oenegé canaria Educanepal realiza en la pequeña ciudad de Hetauda. Ahora la mochila está repleta de ropa térmica preparada para las bajas temperaturas y prendas cómodas que nos permitan hacer los aproximadamente 70 kilómetros que hay entre el poblado de Lukla y Sagarmatha -o, si lo prefieren, el Campo Base del Everest -EBC de Everest Base Camp, que es como se conoce entre los turistas-, que es como bautizaron los ingleses a la montaña-. Antes el tiempo se tendrá que poner de nuestro lado para que una avioneta pueda volar junto a la cordillera del Himalaya para acabar posándose en una minúscula pista situada a más de dos mil metros de altitud.

Namasté

 

*Escrito el 6 de septiembre

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s