Los primeros pasos hacia el EBC

_mg_2636

Niño asomado a la ventana en el poblado de Phakding.

Esta noche, al igual que ayer, dormimos en Namche Bazaar, un pueblo con forma de s construido en las laderas a 400 metros de altura. Alrededor, los picos aparecen y desaparecen de entre las nubes ancladas estos días sobre el Himalaya. Hace ya tres días que comenzamos esta aventura que empezó en una avioneta que nos ofreció un vuelo espectacular, surcando el cielo a unos cientos de metros de las montañas y aterrizando en una ínfima pista en cuesta. Lukla fue el punto de partida del trekking. El poblado cuenta con todas las comodidades posibles a pesar de que no hay ninguna conexión por tierra con el resto de la civilización que puedan utilizar vehículos de tracción a motor. El camino remonta desde el comienzo el cauce del caudaloso río de Dudh Koshi, que a su vez da nombre al valle que erosiona con sus aguas.

Read More

Anuncios

A por el EBC (Campo Base del Everest)

Año par: toca poner rumbo a oriente. El periplo será más mochilero que nunca. Por delante, dos semanas para dar miles de pasos hasta intentar rozar el techo del mundo con la yema de los dedos. Regreso a Nepal cuatro años después con una finalidad completamente distinta a la que tenía cuando aterricé por primera vez en el país. Entonces lo hacía en un viaje combinado con India, que además suponía mi primera incursión en el continente asiático. La visita se centró en conocer el trabajo que la oenegé canaria Educanepal realiza en la pequeña ciudad de Hetauda. Ahora la mochila está repleta de ropa térmica preparada para las bajas temperaturas y prendas cómodas que nos permitan hacer los aproximadamente 70 kilómetros que hay entre el poblado de Lukla y Sagarmatha -o, si lo prefieren, el Campo Base del Everest -EBC de Everest Base Camp, que es como se conoce entre los turistas-, que es como bautizaron los ingleses a la montaña-. Antes el tiempo se tendrá que poner de nuestro lado para que una avioneta pueda volar junto a la cordillera del Himalaya para acabar posándose en una minúscula pista situada a más de dos mil metros de altitud.

Namasté

 

*Escrito el 6 de septiembre

La gran belleza de Nepal

Rashu

Creo recordar que estábamos en el aeropuerto de Katmandú esperando a que saliera el avión que nos llevaría de vuelta a Nueva Delhi. Hablábamos mi amigo David y yo de que teníamos que volver a aquel país en el que habíamos pasado una semana y que apenas pudimos descubrir bien. A Nepal llegamos separados. Después de dos semanas por India, Laura, Elisa y yo preferimos viajar de Varanasi a Katmandú en avión. David y Judith decidieron hacerlo por tierra. A nosotros nos costó poco más de una hora de viaje, mientras que a ellos el ‘paseo’ les duró un día, que, según nos contaron después, iba a ser inolvidable.
Read More